El juicio laboral es un proceso que se trata de tratar solucionar y satisfacer las demandas interpuestas por las partes afectadas que reclaman sus derechos como empleados. En algunas ocasiones podemos ver afectados nuestros derechos o sufrir problemas como mobbing, o bien, diferencias a la hora del cálculo del finiquito. Muchas veces el juicio es una opción cuando sufrimos un despido estando de baja.

            El juicio laboral debe seguir algunos  procedimientos judiciales para que pueda ser aprobado, así se certifica calidad, efectividad, agilidad y por encima de todo la transparencia e igualdad de exige la justicia.

            Los procedimientos exigidos deben desenvolver de la  manera más ordenada y continua factible, basándose en instrumentos normativas como la Constitución Española, la Ley de Procedimiento Laboral y las leyes que regulen la jurisdicción social. Es importante respetar los plazos para hacer reclamos.

           La Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (LRJS) diferencia dos tipos de vistas: la ordinaria (post 85 de la LRJS), que nos recuerda al verbal civil en su desarrollo, y la extraordinaria o de inversión de posiciones, regulada en el post 105 del citado cuerpo legal y prevista para los juicios por despido.

Tipos y Etapas de Juicio Laboral

Juicio ordinario

Interviene el demandante. Este debe exponer de manera breve, precisa y concisa  lo expuesto en la demanda, corroborando lo que está escrito. A este primer paso se le llama ratificación, y en seguida se solicita la recepción de litigio por prueba, lo que conlleva  un juicio laboral.        

            Luego la parte demandada antes de refutar, le corresponde  exponer sus alegatos  de forma oral, y posteriormente  introducir la admisión de litigio por prueba.

            El juez se encargara de  aceptar el proceso a prueba, y brindar a las partes la posibilidad para ejecutar sus propuestas, comenzando  la parte demandante seguidamente de la demandada, las dos partes deben plantear las pruebas.

Luego se inicia a la identificación de los  documentos por ambas partes, y éstas deben exponer  si los reconocen o en caso contrario, desean requerir la debida impugnación.

Leer  Apps para abogados

            Si las pruebas son admitidas se procede a su práctica que comprende interrogatorio a las partes, a los testigos y a los peritos. Para culminar, el juez aprueba que las partes involucradas expongan sus conclusiones.

Cerrados  todos los puntos y habiendo deliberado el tiempo suficiente, el juicio queda en espera de la resolución final.

Juicio extraordinario

            Comienza el demandante confirmando la demanda, posteriormente el demandado podrá responder y rebatir la demanda a través sus planteamientos y proceder a la instancia de pleito a prueba.

            El solicitante en la primera intervención no tiene derecho a solicitar pleito a prueba, solamente lo podrá hacer posteriormente de que el demandado haya expuesto sus objeciones.

            En la próxima etapa se plantea la exposición de las pruebas documentales e interrogatorios a las partes, testigos y a peritos, comenzando las propuestas el demandante seguido del demandado.

            En caso de no existir objeciones para la presentación de las  pruebas, se prosigue con éstas. Por último, el demandado despliega sus conclusiones y posteriormente el demandante; quedando el juicio visto en espera de la decisión final.

Duración juicio laboral

            En  la actualidad  se contempla  que la extensión de un juicio laboral en España oscila de 2 a 4 años, dependiendo de la relevancia del asunto y del preámbulo de recursos de apelación a la sentencia, pero este atraso depende de:

  • Huelgas de la gestión judicial: las constantes  huelgas como las sucedieron en año 2008, estas huelgas provocan retrasos en los procesos judiciales.
  • Costo del procedimiento: En caso que el tiempo de la resolución se alarga, el procedimiento se hace más costoso, dado que, se introducen varias  demandas que posteriormente no se logran  culminar por razones  económicos de una o ambas partes interesadas.
  • Crisis económica: Esto sucede debido al incremento  de despidos, dado que han aumentado el número de demandas laborales, asimismo de los múltiples reclamos referidos a la seguridad social,  y esto  genera el  colapso del sistema.
  • Burocratización. La enorme cantidad de trámites que debe realizarse para llevar a término un juicio laboral es un factor que sin lugar a dudas afecta la estructura del procedimiento penal.
  • Falta de especialización: La insuficiencia tanto de personal capacitado como de apoyo técnico, entorpece la calidad y eficiencia del sistema judicial.